En un viaje en taxi puede suceder de todo, pero desde luego que un caso como el de este taxista que ofrece como si de tratase de un plus y gratis, improvisados conciertos de ópera y zarzuela a sus clientes es del todo único.

Lejos de los prototipos y de las habituales carreras en las que no se media palabra entre el conductor y los clientes, un taxista de Madrid hace de sus viajes los más especiales. Se trata de Juan Penela Corredor, un taxista que se define como “lírico”, que aporta su granito para alejar los pensamientos negativos y de crisis en cada viaje a sus clientes.

Este tenor, sorprende a los viajeros cuando estos se montan en su taxi, le indican la dirección y esperando por respuesta la archiconocida frase de “qué recorrido quieren hacer”, este atípico taxista saca de sus entrañas una inmensa voz que inunda todo el vehículo.

Su repertorio es extenso aunque entre sus preferencias están  ‘Amapola’ de Luis Roldán o ‘Granada’ de Agustín Lara y aunque tiene devoción por Plácido Domingo siente una gran admiración por el jovencísimo y aclamado Pablo Alborán.

Esta valor añadido gratis que ofrece en sus viajes este taxista que desde siempre ha cantado en su casa, le ha convertido en una auténtica atracción que comienza a ser bastante conocida en las calles madrileñas. Su intención con todo ello, es lograr que “los clientes salgan más contentos en estos tiempos de crisis”. Una iniciativa aplaudida que puede hacer que más de un taxista se piense o planteé en meter a clases de canto.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×