Los peligros de conducir con niebla

Cómo conducir con niebla
A nadie le gusta estar conduciendo en medio de la niebla. Y es que, además de incómodo, es muy peligroso: limita nuestra visión y la del resto de ocupantes de la vía.

La niebla es un fenómeno meteorológico que se presenta en forma de nubes cerca o a nivel del suelo. Su principal consecuencia es que reduce la visibilidad a menos de 1 kilómetro, convirtiéndose en un riesgo en cualquier viaje.

No obstante, que haya niebla no quiere decir que no podamos circular. No así, sólo tendremos que ser más cautos y seguir estos sencillos consejos.

Consejos para conducir con niebla

Reduce velocidad. Cuanto más rápido vayamos, más difícil nos resultará anticiparnos a lo que nos podamos encontrar en la vía. Por eso, lo mejor es disminuir progresivamente la velocidad para adaptarse a las condiciones. Además, es recomendable aumentar la distancia de seguridad.

Las luces. Siempre que nos encontremos con niebla debemos utilizar las luces de posición y las de cruce. Las largas, en cambio, no se deben utilizar nunca en estas situaciones, ya que podrían reflejarse y cegarnos. Si bien el uso de las antinieblas delanteras es opcional y las traseras son solo obligatorias con niebla densa, en según qué situaciones podríamos agradecerlas.

No frenes de golpe. En cambio, utiliza el freno de manera suave para evitar que las ruedas se bloqueen. Si lo haces antes de lo habitual e intermitentemente facilitarás que cualquier vehículo que circule por detrás de ti vea tus luces.

Parabrisas sin vaho. Utilizar los limpiaparabrisas de forma intermitente por la humedad y dirigir la ventilación hacia los cristales si se produce vaho.

En silencio, mejor. En estas situaciones, lo mejor es conducir en silencio. De esta forma, podremos estar más atentos a los ruidos fuera del vehículo, anticipándonos en caso de ser necesaria alguna maniobra.

Lo primero, la seguridad. Si de pronto notas que la visibilidad es nula o extremadamente limitada, lo mejor es hacer una parada. Puedes buscar un lugar seguro para hacerlo y esperar a que la niebla se disipe. Si tienes una incidencia y no encuentras un lugar protegido donde parar, hazlo lo más cerca posible del arcén derecho y enciende los intermitentes de emergencia para que el resto de conductores pueda advertir tu presencia.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Los peligros de conducir con lluvia

¿Cuándo tengo que cambiar los neumáticos?

Cómo prepararse para viajar con nieve

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×