Un vehículo siempre debe estar matriculado

Cómo matricular un vehículo extranjero
Gracias a la facilidad en los desplazamientos de larga distancia, son muchos los que se deciden a comprar un vehículo en el extranjero. Y es que, especialmente en los coches de alta gama, se pueden lograr precios mucho más económicos.

A pesar de que la adquisición del vehículo resulte mucho más barata, no debemos olvidar que luego tendremos que realizar una serie de trámites legales. Así, deberemos legalizar toda la documentación, lo cual también lleva aparejado una serie de gastos.

Tal y como decíamos, si importamos un vehículo extranjero tendrtemos que matricularlo, y correr con los costes de los impuestos asociados. Por ejemplo, deberemos pagar el Impuesto Especial Sobre Determinados Medios de Transporte.

Por qué matricular un vehículo extranjero

Un coche extranjero debe estar, por ley, matriculado en España, siempre y cuando circule transportando personas residentes aquí. En caso de que la circulación tuviese lugar transportado extranjeros, en cambio, no sería necesario matricularlo.

Pero este gasto no es el único variable. Y es que si, por ejemplo, el vehículo se ha adquirido dentro de la Unión Europea,  el nuevo propietario tendrá que pagar el IVA o el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. Este dependerá de si se trata de un coche nuevo o de uno de segunda mano.

A estos gastos habría que añadir otros como son el Impuesto de Circulación, la Tasa de Matriculación de la DGT, o la traducción jurada del contrato de compraventa u otro documento necesario. Aparte de, por supuesto, el coste de transportar el vehículo desde su origen hasta nuestra residencia.

Otros pasos a seguir con un vehículo extranjero

Pero no se trata sólo de pagar los impuestos correspondientes y de transportar el coche. Es que, además, por mucho que haya pasado la ITV de su país, tendrá que pasar también la de aquí antes de matricularse. Además, en función del país del que provenga, pueden surgir otros elementos que habrá que adaptar para cumplir con la legalidad.

Finalmente, pagados todos los impuestos, simplemente habrá que presentar en la DGT la Tarjeta de la ITV, la factura del coche, los justificantes del pago de los impuestos y un impreso de solicitud.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Qué hacer antes de comprar un coche nuevo

Trucos para limpiar el coche y que parezca nuevo

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×