Multas arrugadas y escondidas en el coche para evitar su recurso

 

Las multas están a la orden del día. Eso no nos pilla por sorpresa. Se han convertido en uno de los mejores instrumentos de recaudación para las arcas públicas, y es que además de crecer los controles y zonas azules en las ciudades, también han aumentado las técnicas de picaresca para imponer dichas sanciones a los ciudadanos.

Un buen ejemplo de ello, lo encontraríamos en la denuncia genérica de muchos conductores de Madrid que coinciden en que han sido multados por exceder el tiempo permitivo en la zona de estacionamiento y han contemplado luego bastante estupefactos, como casi invisible, minúscula y arrugada en el parabrisas, estaba la pertinente multa que confirmaba los hechos. Tan pequeña y escondida que les ha llevado a plantearse que se trataba esto de una acción malintencionada para evitar el posible recurso.

Doblar y redoblar las sanciones en el limpiaparabrisas puede ser para evitar que se vuele o se pierda aunque los más malpensados consideran que esto no es casual y que es una práctica extendida para que los más despistados no reparen hasta mucho después de que han recibido una multa y evitar así que se recurran. Las cosas y más en tiempos de crisis siempre tienen una explicación. El caso es que la que nos den nos convenzan.

Otros enlaces de interés:

¿Puedo conducir con dolor de cabeza?

Multa por aparcar muy cerca de otro coche

Las multas del verano

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×