Multas de manera indiscriminada en la A-49 de Sevilla

Hay puntos en nuestras carreteras que son especialmente vulnerables a la hora de que los conductores reciban sanciones. Sin embargo el caso curioso de la autopista A-49 que une Sevilla con Huelva no estaba entre esos puntos negros y por el contrario en las últimas semanas se ha convertido en una auténtica máquina para imponer multas.

Su ‘modus operandi’ más cercano a una película de gangsters que a la realidad, les obliga a actuar con una cámara fotográfica escondida que capta a vehículos apagados en carriles provisionales, convirtiéndose de esta manera en maestros del espionaje. Este método se repite en rotondas, donde lo que se penaliza y ha aumentado, son las multas por no poner el intermitente, que luego son tramitadas dentro de una oficina. El flash acusador se puede esconder en cualquier lado y eso es lo que tiene mosqueados a los conductores.

Estos consideran que tanta molestia y tanta multa por acciones que antes pasaban inadvertidas, no tienen por fin mantener la ley ni la seguridad en la carretera, sino que obedecen a la necesidad de cumplir objetivos para que los agentes puedan con esto mantener intacta su productividad y sus ingresos y pagas que con la crisis se están resintiendo.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×