Las dudas y multas por conducir sin combustible

Seguramente que en alguna ocasión se nos haya pasado por la cabeza, la remota posibilidad de quedarnos en mitad de un trayecto sin combustible del coche y si esa acción está o no libre de multas de tráfico, ¿también sería objeto para quitarnos puntos del carné? Lo resolvemos a continuación:

Durante un viaje en carretera, la falta de previsión nos puede llevar a situaciones límite, tales como quedarnos sin combustible en mitad de la carretera. Una acción que nunca será por sí misma un motivo para pérdida de puntos, aunque en función de determinadas circunstancias sí que nos conducirá a posibles multas de tráfico.

De manera no habitual, podríamos encontrar las multas de tráfico en el hecho de no contar con suficiente combustible, cuando esta acción implica situaciones de riesgo tanto para el particular como para el resto de integrantes de la conducción en una vía. Para estos casos, las multas que se estipulan cuentan con una cuantía de 200 euros, alegando el motivo de ‘conducción negligente’.

De hecho, el Reglamento General de Conducción no sanciona la falta de combustible en un vehículo durante un trayecto, sino la maniobra voluntaria o involuntaria que pueda derivar de este hecho, ocasionando riesgos de seguridad en la vía. Los supuestos que implican multas de tráfico por este motivo, son los siguientes:

1. “Parar o estacionar en un lugar no habilitado al efecto, impidiendo la visibilidad de otros usuarios, obligando con ello a la realización de maniobras antirreglamentarias”.
2. “Conducir sin la diligencia, precaución y no distracción, necesarios para evitar todo daño propio o ajeno”.
3. “No adoptar las medidas necesarias para advertir a los demás usuarios la existencia de un obstáculo o peligro creado en la vía por el propio denunciado”.

Opciones recomendadas para evitar las multas

En caso de vernos por sorpresa sin combustible, lo que tenemos que hacer es buscar un lugar seguro, ajustando lo máximo posible el vehículo a la derecha, sin obstaculizar el arcén. Allí nos equiparemos de los instrumentos adecuados para la visibilidad, chaleco y triángulos reflectantes y llamaremos al seguro, en caso de que nos cubra el desplazamiento, o a cualquier persona de confianza para que nos traiga combustible, que permita en última instancia, llegar a la estación de servicio más próxima.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×