Neumáticos: su importancia en la conducción

Los neumáticos son un elemento de seguridad pasiva del coche fundamental. No obstante, muchas veces les prestamos poca atención, lo que puede poner en juego nuestra seguridad. ¿Cómo debemos mantenerlos en óptimas condiciones?

Los neumáticos son los grandes olvidados de los coches. Probleblemente, porque no son los elementos más visibles. Pero muchos factores intervienen en su correcto funcionamiento, como las presiones de inflado o el deslizamiento sobre el asfalto. El paso del tiempo tampoco debe tomarse a la ligera.

Cada neumático tiene una fecha de fabricación, que determinará su vida. Llegados a un límite de tiempo, la calidad del material se ve reducida degradándose, por lo que no sirven para ciruclar con seguridad puesto que pierden propiedades.

Una vez compramos un neumático nuevo, debemos fijarnos en su monta: desde ese momento se establecerá el límite de tiempo que puede durar. A partir de los 5 años de monta se considera que un neumático no sirve, puesto que está caducado. Ha perdido elasticidad, lo que nos aporta menos seguridad. Puede agrietarse, romperse, tener un reventón o, simplemente, no ofrecer la misma sujeción en los desplazamientos laterales. Eso lo convierte en un peligro, e indica que es el momento de comprar unos nuevos.

Neumáticos bien conservados

En el momento en el que instalamos nuestros nuevos neumáticos, comienza su pérdida de propiedades. Les afectarán tanto las condiciones meteorológicas a las que se enfrente como los kilómetros recoridos, que los irán desgastando. Es importante no olvidar que el grosor mínimo del surco está establecido en 1.6 mm.

Así pues, dos factores pueden determinar cuándo debemos cambiar los neumáticos: la fecha de monta, o el desgaste. Si no llegamos a los 3.000 km anuales, lo normal será que caduquen antes de llegar al límite de desgaste.

Y es que no es tan importante la fecha de fabricación como la de monta. Mientras que los neumáticos se hayan conservado en óptimas condiciones (temperatura, gumedad…) los 5 años comenzarán a correr en el momento en el que pongamos las ruedas nuevas en nuestro vehículo. Si no, la ley estipula que un neumático caduca a los 10 años de su fabricación.

Si te ha resultado útil esta información, puedes seguir navegando por los siguientes enlaces:

Seguridad activa y seguridad pasiva del coche

Los neumáticos en mal estado motivo de elevadas multas de tráfico

DGT revisa finalmente los neumáticos en campaña

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×