Los neumáticos como elemento de seguridad

Cuándo hay que cambiar los neumáticos

Unos neumáticos en buen estado son imprescindibles para nuestra seguridad. Y es que de su buen funcionamiento depende la adherencia del vehículo.

Por eso, es recomendable revisar cada mes el estado de nuestros neumáticos así como la profundidad de su surco. También hay que revisar la presión, los posibles daños en los flancos o cualquier signo que pueda indicar que se está produciendo un desgaste irregular.

Por qué son tan importantes los neumáticos

Los neumáticos suponen el único punto de contacto entre el vehículo y el asfalto. Precisamente por eso deberá tener un buen contacto y el agarre indicado. Y es que cumple con las siguientes funciones:

– Los neumáticos soportan el peso del vehículo. Igualmente, deberán resistir las transferencias de carga tanto acelerando como durante la frenada.

– Transmiten la potencia útil del motor, así como los esfuerzos de frenada en curva.

– Permiten que el vehículo circule con seguridad y precisión, independientemente del tipo de suelo y del clima.

– Amortiguan las posibles irregularidades de la carretera, favoreciendo el confort de los pasajeros del vehículo.

– Participan en aspectos de la conducción tan cruciales como son la estabilidad, la suspensión y la frenada.

Por qué hay que cambiar los neumáticos

Aunque en algunas ocasiones unos neumáticos se pueden arreglar, cada poco tiempo hay qeu cambiarlos, tanto por seguridad como por cumplir con la ley.

– Pinchazo

Por muy resistentes que sean los neumáticos, podrán caer ante un pinchazo. Si éste es especialmente malo, hará que sea irreparable y que sea necesario cambiar el neumático.

– Desgaste

El desgaste de los neumáticos es algo natural. Por eso, hay que revisar regularmente su estado. Para saber si han llegado a su punto máximo de desgaste, debemos cercionarnos de que la profundidad del dibujo no es inferior a 1.6 mm. Para eso, podremos valernos de una simple moneda, que indicará si el dibujo es suficiente.

– Envejecimiento

Todos los neumáticos envejecen, pero no lo hacen todos al mismo ritmo. Y es que depende tanto del fabricante, como de las condiciones climatológicas en las que funcionen, la cantidad de kilómetros que hagan…

Un envejecimiento excesivo de los neumáticos puede conllevar una pérdida de agarre. Un profesional nos aconsejará si los neumáticos pueden seguir utilizándose o no.

Pero además del proceso natural de envejecimiento, la ley también marca cuándo hay que cambiarlos. Así, nunca deben superar los 10 años desde su fabricación.

– Cuando están dañados

Cuando el neumático sufre un daño, no siempre supone necesariamente que haya tenido un pinchazo. Y es que también pueden haber sido simplemente golpeados, con un bordillo por ejemplo, y pierdan cualidades. En esos casos, lo mejor es que un especialista revise su estado antes de continuar circulando.

– Desgaste atípico

El desgaste, como decíamos, es natural, pero éste debe producirse de forma homogénea. Si vemos que es de forma anómala, en alguna zona aislada o sólo por un lado del neumático, querrá decir que tenemos un problema con la alineación o con la presión.

Qué dice la ley

Según el Reglamento General de Vehículos, los neumáticos deben ceñirse a una serie de normas estipuladas:

1. Dimensiones y características

Cada vehículo debe llevar los neumáticos adecuados. Así, tienen que tener las dimensiones y características previstas por el fabricante del vehículo.

2. Profundidad del dibujo

Tal y como decíamos previamente, el dibujo en las ranuras principales debe tener una profundidad mínima de 1,6 mm.

Estas ranuras principales son las más anchas, situadas en la zona central de la banda de rodamiento.

3. Indicadores de desgaste

Los homologados de acuerdo al Reglamento ECE nº 30 o la Directiva 92/23/CEE ( LCEur 1992\1486) que equipan vehículos de turismo y sus remolques deberán tener indicadores de desgaste. Estos indicadores sirven para señalar que las ranuras principales de la banda de rodamiento han alcanzado la profundidad mínima de dibujo.

4. Los indispensables de los neumáticos

Todos los neumáticos, independientemente de su procedencia, deben conservar las inscripciones reglamentarias. Además, no pueden presentar ampollas, roturas, deformaciones anormales ni ningún signo que evidencie que se está despegando alguna capa.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Correa de distribución: cuándo hay que cambiarla

Cómo evitar que te roben el coche en el garaje

¿Cuánto cuesta cambiar los neumáticos?

Los neumáticos Neverending sí son legales

 

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×