Luces para todas las circunstancias

Qué luces debo utilizar en el coche

En la carretera siempre debemos tener una máxima: ver y ser vistos. Por eso, las luces juegan un papel fundamental. Pero los vehículos tienen muchas distintas, por lo que hay que saber cuál utilizar en cada situación.

Está claro que hay algunas luces que utilizamos con más frecuencia que otras. Pero utilizar correctamente el alumbrado va más allá de girar el mando. Y es que cada situación requiere que utilicemos unas luces determinadas. Es igual de importante que adecuar la velocidad y mantener la atención.

Por ello, es crucial contar con un correcto alumbrado en cada momento. Será fundamental revisar con frecuencia todos los componentes de iluminación del vehículo (esto incluye las luces traseras, de freno, marcha atrás y antiniebla). Igualmente, habrá que comprobar el reglaje de los faros, especialmente si el coche va más cargado de lo habitual.

Luz de cruce o luces cortas

Se utilizan de noche y durante el amanecer y el atardecer. Es obligatorio en todas las vías, tanto en los horarios mencionados como cuando haya lluvia, niebla, nieve o nubles de polvo o humo. Igualmente, son obligatorias en los túneles, carriles adicionales y carriles reversibles.

Cada vez son más los que recomiendan llevar las luces de cruce también al conducir durante el día. Así, se nos verá mejor. No obstante, no es obligatorio.

Luz de carretera o luces largas

Este alumbrado sólo se puede encender de noche, y sólo en carreteras con una iluminación deficiente.

Es importante contar con que con las largas podemos deslumbrar al resto de usuarios de la vía. Por eso, al cruzarnos con peatones, conductores de frente o ponernos detrás de otro vehículo, debemos cambiar a las cortas.

Antinieblas delanteras

En caso de lluvia intensa, nevada o niebla espesa o nubes densas de polvo o humo, tendremos que adecuar también la iluminación. Y es que la luz de cruce y la de carretera resultarán insuficientes en esas circunstancias.

Por eso, existen las luces antiniebla delanteras, aunque al no ser obligatorias no las llevan todos los vehículos. Son unas luces potentes, bajas y anchas. qie sirven para seguir las líneas del borde de la calzada. Eso sí, hay que ser prudentes y no encenderlas en cuanto empiece a llover, porque puede molestar a otros usuarios de la vía.

Antiniebla trasera

Si las antiniebla delanteras servían para facilitarnos la visión, las antiniebla traseras son para hacer que el resto nos vea, evitando alcances. Se trata de una o dos luces rojas, más intensas que las de posición.

Estas sí son obligatorias para todos los vehículos excepto motocicletas. Habrá que utilizarlas siempre que haya niebla espesa, lluvia o nieve intensa o nubes de humo o polvo densas. Es importante utilizarlas sólo en estas condiciones, porque si no puede resultar muy molesto para los conductores que van detrás de nosotros.

Posición

Estas luces acompañan siempre a las luces cortas, largas y antiniebla e indican la posición y anchura del vehículo.

En el caso de que tengamos que inmovilizar el vehículo, ya sea en la calzada o en el arcén, tendrán que estar encendidas para que nos vean.

Marcha atrás

Son una o dos luces blancas que se enciende automáticamente al engranar la marcha. Sirven para avisar tanto a conductores como a peatones de que el coche está circulando hacia atrás.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Consejos para conducir con lluvia

Cómo conducir con niebla

Cómo conducir de noche con seguridad 

Las luces del coche, foco de atención de multas de tráfico

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×