Cuando hay niebla se deben extremar las precauciones

Cómo conducir con niebla

La presencia de niebla en la carretera puede dificultar la visión. Por eso, es momento de extremar precauciones y seguir estos sencillos consejos.

En estas semanas en las que la niebla se está dejando ver notablemente, es importante conocer los principales fallos de los conductores en estas situaciones. La mayoría, además, os pueden suponer una multa, por lo que os recomendamos el doble de atención.

¿Qué errores cometemos al conducir con niebla?

1. No se deben poner las luces largas.

Parece que, como se reduce la visibilidad, las luces largas son más seguras. ERROR. No sólo no nos ayudará a ver mejor, sino que el efecto puede ser el contrario. Al tratarse de unas luces tan fuertes, pueden reflejarse en la niebla, dificultando aún más la visibilidad. Igualmente, existe la posibilidad de deslumbrar a otros conductores.

Por eso, lo que manda el Reglamento es el uso de las luces de posición y las de cruce. Debemos llevarlas encendidas siempre que haya niebla, independientemente de lo espesa que ésta sea. Las luces antiniebla delanteras son opcionales, pero mejorarán la visión.

Las luces antiniebla traseras, en cambio, no quedan a la elección del conductor. Son obligatorias en casos de niebla densa, y para hacernos ver. No obstante, pueden deslumbrar, por lo que si vemos que puede darse el caso, deberemos desactivarlas.

2. “Pasarlo cuanto antes”

Al perder los puntos de referencia del paisaje, muchos conductores tienden a pisar el acelerador cuando están en un banco de niebla, para salir cuanto antes de él. Pero es un gran error, puesto que si siempre la velocidad juega en nuestra contra, en estas situaciones, en las que disminuye la visibilidad, mucho más.

3. Parar en el arcén

Otra práctica nada aconsejable en situaciones de niebla: algunos conductores prefieren estacionar en el arcén y esperar a que se disipe. Aunque parar cuando la visibilidad es reducida es una decisión acertada, hacerlo en una rcén puede ponernos en peligro, al mismo tiempo qeu es un riesgo para el resto de ocupantes de la vía. Lo óptimo: parar en una estación de servicio.

Las normas de circulación son las mismas

4. No mantener la distancia de seguridad

 En ocasiones, la inercia nos lleva a acercarnos mucho al de delante, para que nos indique el camino a seguir. Pero esto, como siempre en carretera, es un error. Cuando la distancia de seguridad disminuye, la posibilidad de colisión aumenta.

Utilizando correctamente los sistemas de alumbrado, no será necesario pegarse al otro vehículo, manteniendo las medidas de seguridad.

5. Hay que respetar las normas habituales, pero extremar las precauciones.

No te confíes, por mucho que conozcas la ruta perfectamente. Cuando hay niebla, debemos poner los cinco sentidos en la carretera, para compensar la escasa visibilidad.

Por supuesto, no es momento de ponerse a consultar el móvil, ni manipular el GPS, ni trastear con  la radio. Céntrate en la carretera, y no dejes que nada te distraiga.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Consejos para conducir con seguridad ante lluvias torrenciales

Cadenas de nieve: consejos de uso

Cómo elegir un taller mecánico

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×