Radares fantasma: el 25% de los radares no funciona

Uno de cada cuatro radares que vigilan las carreteras españolas son radares fantasma, es decir, un dispositivo de control de velocidad que se encuentra desactivado o no cuenta con el mecanismo que capta y registra la velocidad.

A lo largo de la geografía española hay 614 radares fijos, sin contar Cataluña y el País Vasco (tienen sus propias competencias). Sin embargo, estudiándolos con detenimiento, se ha descubierto que el 25% de estos radares no ha puesto ni una sola multa entre 2013 y 2015. ¿Será que todos los conductores respetan el límite de velocidad en esa zona? Más bien que los radares en cuestión no están activos.

Estos datos se desprenden de un informe realizado por El Confidencial con datos ofrecidos por la Dirección General de Tráfico (DGT) mediante la Ley de Transparencia. Así pues, destaca especialmente el caso de Alicante, Cádiz, Castellón y Albacete, donde la mitad de los dispositivos no multaron ni una sola vez en ese periodo. Compensando las cifras están Ávila, Teruel, Navarra, Palencia, Valladolid y Cantabria, donde absolutamente todos los radares multaron al menos una vez.

Sea como fuere, estos datos no resultan sorprendentes. Y es que ya en tiempos de Pere Navarro, allá por 2005, se empezó a poner en práctica este método “disuasorio”, por el que los conductores se ceñirían al límite de velocidad a fin de evitar la sanción.

Por su parte, la Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas (IMU) ya ha presentado varias denuncias por esta práctica reiterada dado que “lo que hay que hacer es educar a la gente y no asustarla”.

Los radares disuasorios son contraproducentes

A pesar de la teoría del buen efecto de los radares fantasma como elemento disuasorio, la realidad es que su uso puede terminar disparando las sanciones por exceso de velocidad.

Así ha ocurrido, por ejemplo, con el radar fijo situado en el kilómetro 18,2 de la A-6, con límite de 90 km/h. Este registró en 2015 el mayor número de multas en los últimos cinco años a pesar de operar solo durante 79 días: interpuso 868 multas diarias para conformar un total de 69.000. En julio de 2015, dejó de funcionar y dos semanas más tarde comenzó a multar el radar del km 12 de la A-5, el cual registró más de 35.000 multas en cinco meses: 244 por día.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Cómo recurrir multas de radar con éxito

Ya funciona el primer radar de tramo de Madrid

Pegasus, el radar implacable

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×