Las multas de Europa

Conducir en Europa puede salir muy caro

Hoy en día, a lo largo de toda Europa, es muy conveniente y sencillo alquilar vehículos. Se pueden alquilar por horas, kilómetros y hasta por minutos, solo hace falta un carnet de conducir válido y vigente, una tarjeta de crédito y conexión a internet y en menos de 5 minutos tienes tu coche reservado y listo para moverte.

No importa que seas español, italiano o francés, y tampoco el país donde quieras reservar y conducir. En todos los casos los requisitos son iguales en todos los países de Europa y las condiciones también. Alquilar y conducir ahora mismo es muy económico y se adapta a tus necesidades.

¿Por qué me puede salir caro conducir en Europa?

Para entender y explicar las razones de este artículo hay que remontarse en el tiempo. Fue 2014 el año en el cual en las mayoría de los países de Europa adoptaron la directiva en materia de tráfico que permite a cualquier organismo de cualquier país europeo enviar multas de tráfico a los conductores responsables de infracciones (en materia de circulación vial) a su domicilio de residencia. Hasta aquel momento, las multas en el extranjero no se pagaban y ni siquiera se enviaban a un conductor de otro país.

Dicho eso, la mayoría de los conductores conocen las reglas para conducir de su proprio país y desconocen o conocen solo algunas de las reglas de otros países, ya sea de Europa o de fuera de esta. Por tanto, conducir en el extranjero no siempre sale muy económico.

No hay que olvidarse de que la mayoría de las multas se registran con sistemas automatizados, como cámaras, radar o helicópteros. Además, hay registros y base de datos compartidas entre diferentes estados que facilita la labor de identificación y envío de multas de tráfico.

¿Qué pasa si me llega una multa de otro país de Europa?

La gente tiende a decir “no voy a ir nunca más a este país” ,“imagínate se me vienen a buscar hasta aquí” o “no me pueden hacer nada, soy extranjero”. Pero, entre el dicho y el hecho, hay un trecho.

Para empezar, hay que diferenciar si el coche es en alquiler o si es de propiedad. En el primer caso, cuando el coche es de alquiler, quien recibe la multa y decide no pagarla tendrá una deuda con este país y podría terminar en la “black list” de las empresas de renting de vehículos y podría tener en el futuro, dificultades en el proceso de reservar un coche. Además, las empresas de alquiler de coches suelen cargar en la tarjeta de crédito del cliente un coste fijo por haber recibido una multa.

En el segundo caso, la deuda se asocia a la matrícula del coche. Por eso, si te paran con este vehículo circulando en el mismo país hay el riesgo de que te lo retiren hasta que sea pagada la multa. Hasta ahora no es posible embargar o proceder a embargo en otro país por multas de tráfico (aún no existe ninguna normativa de trafico de carácter Europeo).

Las peculiaridades de cada país

Luego, cada país de Europa tiene sus propias peculiaridades, también en materia de tráfico. Así, por ejemplo:

Alemania no envía multas al extranjero con importe inferior a 70 Euros.

Suiza, que no forma parte de la Unión Europea, tiene acceso a muchas bases de datos de países de la UE y suele enviar todas las multas a los infractores.

Italia en las mayoría de los casos utiliza empresas externas al Estado para notificar multas en el extranjero. La misma se podrá abonar o recurrir a esta empresa directamente sin necesidad de acudir al organismo emisor.

Por tanto, antes de conducir en otro país de Europa, ya sea con un coche alquilado o con tu proprio coche, se aconseja informarse bien sobre las leyes de tráfico vigentes en el país y conducir con cuidado porque a la larga lo barato podría acabar siendo caro.

Thomas Mentucci

Departamento Jurídico de Pyramid Consulting

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×