El 16% de los accidentes son en camiones y furgonetas

Camiones y furgonetas en el punto de mira

La DGT pone el punto de mira en camiones y furgonetas. Es una campaña especial que durará hasta el próximo día 19.

Camiones y furgonetas son el segundo tipo de automóvil que más circula en España. Tanto es así, que juntos suponen el 16% del parque automovilístico. Además, concentran también el 16% de los accidentes en carretera.

En total unas 500 personas mueren al año como consecuencia de los accidentes, ocurridos en carreteras y ciudades, en que se hayan implicados camiones y furgonetas.

Por otro lado, cabe destacar el mayor índice de letalidad en el caso de accidentes con vehículos de mercancías de más de 3.500 kg. Estos puntos llevan a la DGT a poner en marcha entre el 13 y el 19 de febrero una nueva  campaña de vigilancia y control de camiones y furgonetas.

Una semana de campaña con camiones y furgonetas

Durante toda esta semana, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, acompañados del resto de policías autonómicas y locales, controlarán furgonetas y todo tipo de camiones. Prestarán especial atención a aspectos tales como la velocidad de circulación, horas de conducción y descanso, el tacógrafo, casos de exceso de peso…

También pondrán atención en que la documentación de los conductores de camiones y furgonetas es correcta. Asimismo, incidirán en los controles de drogas y alcohol, así como en el uso del cinturón de seguridad.

Manipulación de motores en camiones

Los agentes de la ATGC, además, inspeccionarán aquellos camiones de reciente adquisición que pudieran estar realizando manipulaciones en sus motores (Adblue). En muchos casos, se hace para anular la acción tecnológica reductora de gases de combustión.

Se trata de un aditivo que se almacena en un depósito diferente al de gasoil, que se encarga de reducir la carga contaminante del óxido de nitrógeno (Nox). El uso de este componente químico da cumplimiento a las normas europeas sobre la reducción de gases contaminantes que regulan los límites aceptables para la emisión de gases de combustión de los vehículos nuevos vendidos o matriculados en los Estados miembros de la Unión Europea.

Para su adecuada utilización y detección de los niveles en cantidad suficiente, las autoridades optaron por la instalación de un sensor en el vehículo. Este se encarga de avisar al conductor del descenso del nivel Adblue, deteniendo o reduciendo la marcha del motor cuando este nivel se halle en unos mínimos.

A raíz de la colocación de estos aparatos, han surgidos unos dispositivos denominados “emuladores Adblue”, encargados de anular el citado sensor e impide que el motor se pare cuando desciende el nivel. Como consecuencia de ello se está liberando a la atmósfera cantidades de Nox por encima de los límites permitidos.

Inspecciones en carretera

Desde octubre de 2016 la Dirección General de Tráfico realiza  inspecciones técnicas en carretera a vehículos industriales.

Este servicio de inspección se lleva a cabo a través de  5  unidades móviles de ITV que se desplazan por todo el territorio ámbito de la DGT.

En estos 4 meses se han realizado inspecciones en carretera a 4.135 vehículos, resultando 1.135 no conformes, lo que representa que un 27% de vehículos han sido detectados circulando incumpliendo las condiciones exigidas.

Los defectos más habituales detectados son los siguientes:

•        Equipo de iluminación y sistema eléctrico

•        Ejes, ruedas, neumáticos, suspensión  y chasis.

Accidentalidad en camiones

El año pasado fallecieron en vías interurbanas y con datos contabilizados hasta las 24 horas tras producirse el accidente,  58 personas que viajaban en furgoneta y otras 66 que lo hacían en camiones. Cifra que se eleva a más de 500 si se contabilizan las víctimas de accidentes en vías urbanas e interurbanas, tomadas a 30 días y en todo tipo de vehículos implicados en accidentes con camiones o furgonetas.

Las vías convencionales siguen siendo las carreteras más peligrosas y en las que más personas fallecen.

La elevada antigüedad del parque actual de camiones y furgonetas, cuya media se sitúa en más de 12 años, puede suponer un factor de riesgo. Y es que dichos vehículos carecen de los sistemas y equipamientos de seguridad implantados recientemente, además de los problemas derivados del uso o falta de mantenimiento.

Especial atención a las distracciones

La distracción es una de las principales causas de accidentalidad en camiones y furgonetas. Así lo afirman diversos estudios, que aseguran que está presente en cuatro de cada diez accidentes. De ellos, casi la mitad son responsabilidad del conductor del camión implicado.

Además, el 20% de los camioneros implicados en un accidente cometieron alguna infracción (estudio de la Fundación para la Investigación y Desarrollo en Transporte y Energía, CIDAUT).

Por este motivo, se controlará que los conductores cumplan los tiempos de conducción y descanso que establece la ley. Y es que un exceso en el tiempo de conducción puede generar fatiga y distracciones, aumentando el riesgo de sufrir o provocar un accidente.

La velocidad

Junto a las distracciones, la velocidad inadecuada es otra de las principales causas de accidentes entre los conductores de camiones y furgonetas.

El Reglamento General de Circulación establece la velocidad máxima a la que deben circular este tipo de vehículos.

Por otro lado, no debemos olvidar que los actuales radares hacen distinción entre el tipo de vehículo que comete la infracción, sancionando con el límite específico a cada uno de ellos.

El caso de las furgonetas

Conducir una furgoneta no es lo mismo que conducir un turismo. Sus características dinámicas y de utilización hacen que tanto su conducción como su accidentalidad sea diferente.

Suelen ser utilizadas para transporte rápido de mercancías a cortas distancias, sobre todo en el ámbito urbano.

El estilo de conducción de algunos de estos vehículos se aproxima más al de un turismo que al de un  vehículo pesado de transporte de mercancías.

La normativa aplicable a los vehículos pesados  de transporte de mercancías no lo es a los vehículos ligeros como son las furgonetas.

El peso total de estos vehículos es 2 o 3 veces más elevado que el de un turismo, hecho que afecta a la conducción y no siempre se tiene en cuenta.

Además del peso, la correcta sujeción de la carga es vital en caso de accidente, tanto para la persona que ocasiona el accidente como para los ocupantes de los otros vehículos implicados.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

La Guardia Civil me da el alto. ¿Qué hago?

El transporte en carretera en crecimiento

Los transportistas españoles sancionados en Andorra

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×