Vencer la alergia y ahorrarse peligros

Cómo deshacerse de la alergia

La primavera conlleva lo que para muchos es una temida enemiga: la alergia. Es molesta, incómoda, y, en ocasiones, peligrosa. Como conduciendo, por ejemplo.

La alergia es mala compañera de viaje. Por eso, no está de más aplicar algunos consejos para minimizar sus efectos y hacer que no nos ponga en peligro. Y es que las consecuencias de la alergia pueden obligarnos a perder la atención de la carretera.

Los estornudos, el lagrimeo, la congestión nasal, la fatiga o el picos de ojos y garganta son algunos de los síntomas de la alergia. A eso hay que sumarle los posibles efectos adversos de los medicamentos, con los que también hay que contar.

Los efectos secundarios

Automedicarse es peligroso. Siempre hay que tener detrás a un profesional que nos explique qué consecuencias puede tener ponerse al volante con los medicamentos contra la alergia.

Los antihistamínicos pueden provocar somnolencia, lo que nos haría perder la atención. Si, además, vamos a conducir bastantes horas, habrá que extremar aún más las precauciones. No está de más comentárselo al médico, para que adapte el tratamiento a nuestras circunstancias.

Además, es fundamental no mezclarlos nunca con alcohol. Si bebemos mientras tomamos los medicamentos, nos puede aumentar la somnolencia muy rápido.

Cómo disminuir los efectos

El diario Abc ha recopilado las pautas de Norauto para luchar contra las consecuencias de la alergia. Siguiendo estos consejos, podremos minimizar los efectos y evitar ponernos en riesgo gratuitamente.

1. Mantén las ventanillas subidas. Así, evitaremos que entre el polen en el habitáculo del coche.

2. Vigila los filtros. Deben estar en buen estado, evitando que el polvo y el polen del exterior entren en el coche. Lo más aconsejable es cambiarlos una vez al año.

3. Cuida el sistema de climatización. Todos los años habrá que revisarlo, y someterlo a un mantenimiento cada 2 años.

4. El amanecer y el atardecer son las peores horas para los alérgicos. Lo mismo ocurre con las zonas húmedas. Por eso, habrá que consultar frecuentemente los niveles de polen para evitar los momentos de mayor presencia.

Además, podemos hacer de las gafas de sol un aliado. Cuanta más luz filtren, menor probabilidad de estornudar.

5. Limpia el vehículo cada poco tiempo. Así evitarás que se acumulen los ácaros. Además, conviene hacer una desinfección a fondo.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Cómo cuidar el coche en primavera

Los medicamentos que afectan a la conducción

El sueño al volante y sus riesgos

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×