Los peligros de conducir con alergia

La alergia y la conducción

La primavera se caracteriza por tener un tiempo inestable, por el brotar de las flores y, por supuesto, por la alergia. Y es esta última la que puede afectarnos a la hora de conducir.

De abril a junio la incidencia de la alergia se dispara. Si bien depende de la zona en la que residamos, los síntomas suelen ser bastante comunes. El lagrimeo, los estornudos en cadena, la congestión nasal y la somnolencia pueden afectarnos al conducir. Y si decidimos ponerle solución químicamente, puede afectarnos también. Y eso sin mencionar a aquellos que deciden automedicarse.

Los síntomas de la alergia

Estornudos en salva, secreción nasal acuosa, congestión y picor nasal, lagrimeo, picor en los ojos, cierta conjuntivitis… Podría parecer que se trata de los síntomas del catarro. Pero también podría tratarse de una alergia al polen.

En estos casos, lo mejor es acudir al médico de cabecera. Él valorará si se trata de una alergia o de un catarro. Uno de los signos diferenciadores es la presencia de la conjuntivitis. El catarro no la suele provocar, y en cambio sí viene acompañado de fiebre, tos seca y fatiga nocturna.

Con la alergia, además, notaremos que los síntomas desaparecen cuando llueve y vuelven al cesar la lluvia; del mismo modo, empeoran con el viento.

¿Cómo afecta a la conducción?

Los síntomas producidos por el ataque alérgico (lagrimeo, congestión nasal, fatiga, estornudos en cadena…) ya pueden dificultar la conducción segura. Tanto es así, que encadenar estornudos puede hacer que perdamos la atención de la carretera durante 15 segundos.

Por otro lado, hay que destacar que los alérgicos suelen padecer también alteraciones del sueño. Así, el 40% de los padecen rinitis alérgica sufren somnolencia diurna, lo que también influye en la seguridad al volante.

Es por esto que muchos alérgicos terminan recurriendo a medicamentos para paliar los efectos. No obstante, conviene no olvidar que también tienen efectos secundarios, ocmo puede ser cierta somnolencia, que pueden interferir en la conducción segura.

Los antihistamínicos

Lo antihistamínicos se utilizan para tratar las enfermedades alérgicas. Hace ya años que incorporan un pictograma en el que se informa de los efectos que pueden suponer. Pero resumiendo: aquellos que utilizan como principio activo bilastina, ebastina, desloratadina, loratadina y terfenadina NO producen efectos sobre la conducción. Así pues, son mejores para no ser un peligro al volante.

 

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Cómo conducir en primavera si eres alérgico

Conducir bajo los efectos de los medicamentos: ¿es ilegal?

Medicamentos más vendidos y conducción

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×