El paso por la autoescuela es algo que no se suele olvidar nunca a los conductores. Tensiones, nervios pero sobretodo ganas de lograr el carnet de conducir y la libertad de poder conducir un coche es el objetivo que impulsa siempre a los alumnos a adentrarse en esta asignatura. Sin embargo el caso de un chico madrileño nos ha obligado a recordar que no siempre un mismo método puede ayudarnos a alcanzar los fines perseguidos.

La curiosa historia de Gabriel Lucas, muestra una auténtica perseveración por conseguir el carnet de conducir. Este joven madrileño de 25 años decidió apuntartarse a la autoescuela para obtener el permiso cuando contaba con 19 años, sin embargo un contratiempo en su camino, una enfermedad, le obligó a ausentarse un largo tiempo y finalmente la matrícula caducó. Esa espinita se le quedó ahí y decidió una manera alternativa de lograr su objetivo.

Buscando información descubrió que Tráfico ofrece una alternativa para sacarse el carnet de conducir sin acercarse a la autoescuela. Los requisitos para esto eran bien sencillos: disponer de un coche adaptado a las exigencias de las autoescuelas, es decir , con dobles pedales y espejos retrovisores para el copiloto, además de estar asegurado y contar como profesor con alguien con más de cinco años de carnet de conducir y tres sin multas. Tras esa fórmula encontró la respuesta en un Honda Accord del 98, logró un seguro y como profesora contó con la ayuda de su propia madre.

El teórico lo aprobó a la primera y el práctico le costó un poco más pero finalmente logró obtener la ansiada ‘L’ y con la comodidad de no haberse acercado en ningún momento a la autoescuela. Él mismo en un blog relata esta curiosa experiencia.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×