Trucos para aprovechar el aire acondicionado

Cómo sacar partido al aire acondicionado

Viajar en coche en verano no sería igual de agradable sin aire acondicionado. Pero si no queremos que nos de un disgusto con el consumo de combustible, lo mejor es que sigamos algunos trucos. Así viajaremos cómodos y sin preocupaciones.

Un aire acondicionado a punto puede ser el mejor aliado para viajar en verano. No obstante, muchos conductores no lo utilizan adecuadamente.

Por eso, desde El Motor han recopilado 5 trucos que pueden hacer el desplazamiento más cómodo.

5 trucos para sacar partido al aire acondicionado

Cuando entramos en el coche y hace mucho calor, la primera tentación es poner el aire a la temperatura más baja posible. Pero realmente no es la mejor opción. Es mejor tener la temperatura juta, para obtener el máximo rendimiento contra el calor del verano y también por una cuestión de seguridad.

Pero tampoco hay que tener la temperatura demasiado alta. Y es que si en el habitáculo hace más calor de la cuenta, nos estaremos poniendo en peligro. Así, según numerosos estudios, conducir a 30 grados aumenta los errores de conducción en un 20%. Además, el propio vehículo actúa de acumulador y la temperatura puede llegar a ser 20 ºC más alta que en el exterior.

Estos son los consejos que debemos seguir antes, durante y después del viaje.

Antes del viaje

Como decíamos, no debemos dejarnos llevar por el impulso de bajar de más la temperatura. Y es que la puesta en marcha del sistema requiere que arranque a poca velocidad, por lo que antes tendremos que ventilar el habitáculo abriendo las ventanas. Mientras tanto, podemos dejar funcionando el ventilador a bajas revoluciones durante unos minutos.

Mientras tanto podemos ir poniendo en marcha el coche y avanzando unos metros. Si bien al principio saldrá el aire caliente, poco a poco empezará a salir fresco. Ahí podremos ir dando velocidad al ventilador, hasta alcanzar la temperatura deseada.

¿Cuál es la temperatura adecuada?

Ya lo hemos dicho: demasiado frío no es la mejor opción. Lo ideal es entre 22 y 24 grados. En ese margen, dependerá de cuántos ocupantes tenga el coche y la percepción de la temperatura de cada uno.

Si mantenemos esa temperatura, será complicado que alguno de los ocupantes se resfríe por culpa del aire acondicionado.

¿Dónde dirigir el aire?

Son muchos los que cometen el error de enfocar el chorro de aire directamente a su cara. Pero, según los expertos, eso no es una buena idea, porque nos puede provocar un resfriado o transmitir bacterias.

Lo más adecuado es dirigir las rejillas centrales hacia arriba, puesto que el aire frío tiende a bajar, el caliente a subir. Las salidas laterales habrá que enfocarlas a las ventanillas, de modo que cuando el sol de en los cristales no se calienten de más.

Cuidado con la humedad

El nivel de humedad relativa es otro aspecto a tener en cuenta, y que muchos olvidan. El cuerpo humano debe estar entre el 40 y el 70% de humedad, por lo que no está de más confirmar la humedad relativa en el habitáculo.

Si el sistema de refrigeración funciona adecuadamente, todo se mantendrá dentro de los márgenes correctos.

Una cuestión de seguridad

Más allá de la comodidad de viajar fresquitos, el uso del aire acondicionado también es una cuestión de seguridad. Evita la fatiga, pues el cansancio se agudiza si pasamos calor realizando un desplazamiento, y la peligrosidad aumenta en relación a la duración del mismo. Hay que tomar agua cada cierto tiempo, aunque vayamos frescos en el coche. Algo sencillo que muchas veces, y más en verano, no lo tenemos suficientemente en cuenta.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Las multas del verano

Cómo hay que cambiar la batería

Medioambiente: cómo podemos cuidarlo

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×