El transporte escolar, nuevo objetivo de la DGT

La seguridad del transporte escolar

Miles de alumnos utilizan a diario el transporte escolar para cubrir el trayecto entre su casa y el colegio. En estos casos las medidas de seguridad son especialmente importantes.

El número de alumnos usuarios del transporte escolar asciende hasta 230 000 en nuestro país. Para ello, cuentan con 17.000 autobuses.

A pesar de que el transporte escolar es un modo de transporte seguro, tal y como muestras las cifras de siniestralidad, no hay que bajar la guardia. Y es que si bien en 2016 no se produjo ninguna víctima mortal entre sus usuarios, su especial vulnerabilidad y las vías por las que suele circular (carreteras convencionales en su mayoría), hacen que el transporte escolar requiera de una especial vigilancia.

Nueva campaña de la DGT

Por eso, la Dirección General de Tráfico ha activado una nueva campaña en torno a este tipo de transporte. Según ha asegurado Gregorio Serrano, director general, “este tipo de transporte, muy sensible a los accidentes por la trascendencia que tienen y por la edad de los afectados, goza de una seguridad mayor que otros medios y para conservar el actual nivel seguimos desarrollando campañas de concienciación que mantengan alerta tanto a usuarios como a conductores, padres y colegios”.

Por eso, la DGT pone en marcha la campaña especial de transporte escolar que comienza hoy, 27 de noviembre, y que se prolongará hasta el próximo 1 de diciembre.

Así, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil realizarán inspecciones consistentes en un primer control de carácter administrativo sobre las autorizaciones y documentos que deben tener dichos vehículos para la correcta prestación del servicio.

Se encargarán también de verificar que tanto las condiciones técnicas como los elementos de seguridad del vehículo son acordes a la norma. Igualmente, se revisará la vigencia de los permisos de los conductores, así como sus plenas facultades.

Los elementos de vigilancia

Además, la DGT también va a controlar que los conductores de transporte escolar no exceden el límite de velocidad permitido. Vigilarán también con especial atención que no utilizan el móvil ni ningún otro dispositivo que suponga una distracción. También se incrementarán los controles de alcohol y drogas entre los conductores.

También vigilarán con especial ahínco el uso del cinturón de seguridad. Y es que se trata de elemento de seguridad fundamental en caso de accidente. En la actualidad, más del 60% de los autobuses de transporte escolar cuenta con ellos.

Según diversos estudios el uso de un sistema de seguridad en autobuses reduciría las lesiones mortales en un 90% en caso de choque frontal o vuelco. Esto se debe a que, de estar correctamente abrochado, evita la proyección del pasajero (adulto o niño) y reduce los impactos en el pecho, abdomen y piernas.

Desde octubre de 2007 se deniega la matriculación a cualquier autobús que no lleve instalados estos sistemas de retención. Como es habitual en este tipo de campañas, también se ha invitado a los municipios a sumarse a la misma, de modo que la vigilancia de este tipo de transporte sea tanto en zona urbana como en interurbana.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Una vuelta al cole segura

Sillas infantiles: cambio en la normativa

Sistemas de retención infantil: cuestión de seguridad

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×