Seguimos viendo a diario a personas que, cuando conducen, hablan por el móvil.

No solo lo vemos en las ciudades, también cuando vamos por autovías o autopistas, hay conductores que piensan que al ser algo más monótono, no pasará nada.

Ninguna llamada es más importante que tu vida, por lo tanto, evita hacerlo. 

Tenemos en la mente que, si nos ve la policía hablando por el teléfono móvil cuando estamos al volante, nos multará y se nos quitarán puntos del carnet de conducir. 

Pero es que esas pueden ser solo parte de las consecuencias.

Cuando utilizamos el teléfono mientras estamos en carretera, dejamos de prestar el total de nuestra atención a lo que en ella sucede y nuestra mente pone parte de la concentración en la conversación que estamos teniendo con la persona que se encuentra al otro lado. 

Además, usamos una de nuestras manos para sujetar el aparato, por lo que perdemos capacidad y de movimiento si necesitamos girar o movernos de carril. 

Con esto, podemos equivocarnos de salida en la autopista, podemos saltarnos un semáforo…pero aun peor…podemos atropellar a alguien o tener un accidente. 

Estas consecuencias son peores que la posible multa y además te marcará para el resto de tu vida. 

Si crees que necesitarás hablar cuando estés conduciendo, hay aparatos de manos libres que, al menos, no harán que tengas una mano ocupada mientras hablas. Intenta mantener conversaciones cortas y sólo hacerlo cuando sea imprescindible. 

Recuerda la responsabilidad civil que tienes al ir conduciendo y que, por una tontería, pueden sufrir muchos, incluido tu.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×