Una mala jugada del destino o un despiste al volante nos conducen, nunca mejor dicho, a las siempre inoportunas multas de tráfico. Esto unido a la mala situación económica que en la actualidad atravesamos, ha hecho que las exigencias sean mayores y que los conductores tengan que tener especial atención y cuidado si quieren librarse de estos molestos gastos. Sin embargo cuando sin remedio se nos ha impuesto una multa de tráfico y no se está de acuerdo con ella, lo mejor que se puede hacer es recurrir dicha sanción. A continuación os presentamos cinco claves muy sencillas que todo afectado debe conocer:

1. Cada caso es un mundo: Las situaciones y personas son distintas, por lo que no caigáis en la tentación para recurrir una multa de tráfico, de enviar un informe preestablecido y genérico. La mejor presentación sin duda alguna del caso, la realiza la persona afectada por lo que lo más acertado es indicar de forma detallada la situación de por qué se considera que la multa tendría que ser invalidada.

2. Bucear en los detalles, por pequeños que sean pueden ser claves: La diferencia en muchos casos entre pagar o no pagar una multa, radica en una pequeña apreciación que no nos debe de pasar desapercibida. La correcta escritura del nombre, DNI, matrícula o color del coche entre otros matices, son esenciales y claves para  ganar tiempo y justificar la defensa de la multa de tráfico en cuestión.

3. Utilizar y solicitar pruebas  de la infracción: Toda ayuda es poca en un procedimiento de recursos, pero lo que está claro es que el aportar cuantas más pruebas que nieguen nuestro ‘pecado’, facilitará que la defensa tenga un peso sólido para recurrir la multa. En este punto es donde entrarían en juego los testigos presenciales o las fotografías de radares, cuando de una multa de velocidad se trate en algún caso, que se deben siempre solicitar así como comprobar que la fecha, hora y velocidad sean correctas.

Qué debemos y qué no debemos hacer

4. No registrarse en la Dirección Electrónica Vial (DEV): Esto implicará que la Dirección General de Tráfico (DGT) tendrá más facilidades así como rapidez para notificar las sanciones, restando tiempo para alegar y plantear un recurso.

5. Rodearse de un buen equipo: Ante la imposición del ‘tasazo‘ muchos ciudadanos deciden no recurrir multas porque creen que el procedimiento les puede salir muy caro. Sin embargo si se quiere hacer justicia y se agotan todas las vías, tocará acudir a los tribunales. Buscar un buen equipo de profesionales, que ofrezca confianza y experiencia es vital para la seguridad y las necesidades del cliente. Todo ello, garantizará el éxito al recurrir multas de tráfico.

 

Otros Artículos de Interés:

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×