Una duda de muchos y una respuesta para todos. En primer lugar que no cunda el pánico que aunque los radares Pegasus tienen un gran control desde el cielo, esa lejanía les supone carencias que no les dejan operar durante las noches. Con esto damos la primera clave para desterrar una pregunta que se nos pasa a todos por la cabeza.

Sin duda alguna los radares Pegasus han demostrado que desde una gran distancia no se les escapa prácticamente nada, sin embargo esa eficacia de la que se presume tanto en la Dirección General de Tráfico (DGT) no funciona de la misma forma las 24 horas. Durante el día son un problema que pasa inadvertido para los conductores aunque desde la distancia operan silenciosamente. En las noches no cuentan ya con esa capacidad.

La razón de ello se encuentra en que no están especializados ni armados con los instrumentos necesarios para operar en condiciones de tan baja visibilidad. Su cámara de observación es convencional y tendría que ser infrarroja, de tecnología militar para poder mantener la misma actividad que durante el día. Además tendría que tener otra cámara que pudiese actuar como radar para constatar y medir la diferencia de velocidad entre el vehículo vigilado y el propio helicóptero.

Las multas por la noche  de los radares convencionales

Esa gran distancia que utilizan como ventaja para pasar inadvertidos y pillar en plena infracción a los conductores, durante las noches es un inconveniente que no les deja operar, junto con que requiere de equipos y tecnologías más punteras todavía para operar. Un gasto que no es para nada discreto y por el que por ahora dejan el testigo al resto de radares.

Otros artículos de interés:

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×